lunes, 1 de febrero de 2010

X-MEN NOIR. COMO QUIÉN NO QUIERE LA COSA.

Por Vastapenumbra.
Curiosa sorpresa la lectura de X-MEN NOIR. Aunque uno, más o menos, haya estado leyendo a Fred Van Lente (guionista de la serie) aquí y allá, con cierto agrado, no contaba con que el “universo pulp” de Marvel fuera más que una tomadura de pelo.

Van Lente ha hecho lo que ningún otro autor ha sabido hacer con los X-MEN, reinvención prácticamente desde cero de los personajes. Sin complejos, sin miedos y sin dejar títere con cabeza. Y sobre todo, dando ejemplo de cómo se realiza un buen comic. Fred Van Lente, con ritmo pausado, aunque nunca vacío de contenido, construye uan trama compleja que nunca cae en la confusión.
Es curioso que, en sólo cuatro números, el escritor ha sabido dotar de más vida a sus personajes que los actuales guionistas de las series “X” en todo su periplo.

Puestos a pedir, podría pedirse algo mejor que Dennis Calero. Pero el buen hombre cumple con nota lo que se espera de él. Coherencia narrativa y personajes reconocibles, de una viñeta a otra, junto con una correcta interpretación de los mismos.

Los diseños se podrían haber cuidado un poco más, eso sí. Junto a un guión tan mimado se echa en falta un poco más de ejercicio estético.