domingo, 4 de abril de 2010

LA LEGIÓN DE 3 MUNDOS.

Por Ternin.
Escuché muchos parabienes y halagos a este tebeo, tomo, recopilatorio o Hardback que le dicen los americanos... Dibujo del gran Perez (sin acento en la primera "e" que este hombre es de los USA) y guiones del señor que si se pone malo hunde a DC: Geoff Johns. Y la primera impresión que me llevé es engañosa, me explico: Veo la portada del tomo y me encuentro el logo de Crisis Final. Será de nombre pero esto no tiene nada que ver con la historia de Grant Morrison. Nada, pero nada, nada.Este tebeo es un canción de amor a DC y como suele pasar eso no significa que el resultado final sea sobresaliente.


Porque si el estilo de Perez sigue siendo de los de maestro, el guión de Johns adolece de unos tics que el autor está tomando como repetitivos. Un esquema que se repite y que en el futuro puede tender a cansar. Nada sorprende de este guión y me encontré "adivinando" las supuestas vueltas de tuerca de la historia.Superboy Prime, el miembro de la Generación Ni-Ni del UDC, vuelve a protestar a encapricharse, a comportarse como un niño mimado y a querer matar a todos y a todos que para eso lo tiene Johns, como niñato superpoderoso aficionado a la mutilación de superhéroes. Le sumamos a Superman y a todas las alineaciones de la Legión habidas y por haber. Un malo en la sombra que es obvio y un par, o tres, o cuatro de mega enfrentamientos entre legionarios, legionarios malos, legiones de villanos, legionarios sustitutos...
Mucho personaje, mucho cariño a estos personajes totalmente desconocidos para mi (lo que le resta puntos al disfrute con la lectura) y un conjunto de viñetas para el recuerdo gracias a George Perez (sin tilde en la "e")

Porque la labor del veterano dibujante es otra oda a la edad de plata del género. Un clasicismo que saca la parte nostálgica de mi y que permite leer un tebeo tranquilamente pese al enorme volumen de viñetas y personajes por página. Eso es narrar y una lección a otros dibujantes amantes de la splash page o de las composiciones fáciles. Sólo Dave Gibbons podría haber suplido el dibujo de Perez en esta obra.

En resumidas cuentas: Un tebeo que se difruta, que se lee con agrado pero que no es la panacea ni lo pretende. Me atrevería a decir que es una obra menor de Johns más centrado en su Green Lantern o en labrar su futuro en su empresa que en quebrarse la cabeza con esta historia. Y repito, no es malo, es correcto sin más. Como muchos de sus números de la JSA, no emociona pero sabes que es un trabajo hecho con profesionalidad y respeto por los personajes. Que ya es mucho.

No hay comentarios: