martes, 11 de mayo de 2010

LA NOCHE MAS OSCURA

Por El Librero.
En este mes, justo como novedad del Salón del Cómic de Barcelona, Planeta ha presentado el primer número del nuevo evento de DC, Blackest Night. La saga, de ocho números de duración (casi coincide el final en EEUU con su primer número en España), ha supuesto varias cosas;

En primer lugar, la culminación de todo el desarrollo que el guionista Geoff Johns estaba dando a uno de lo personajes más importantes del Universo DC, Green Lantern, que, en aquellos momentos estaba desaprovechado y sin rumbo; Lo primero que hizo Johns fue volvernos a traer a Hal Jordan, el verdadero Linterna Verde. Y desde ese momento, gracias a sus espectaculares guiones, el héroe fue creciendo a la par que el guionista.
En segundo lugar ha representado un cambio de tendencia en el público americano, que ha seguido en masa este título y el resto de colecciones vinculadas con el guionista y el personaje, desbancando de los primeros puestos a los Vengadores de Bendis durante los ocho meses que ha durado el evento. Incluso a pesar que durante en este periodo de tiempo, Marvel publicaba su esperado evento "Siege".

Y es que, aparte de que la saga ha ido precedida por el excelente trabajo Geoff Johns en Green Lantern, aumentando seguidores y ventas, Blackest Night es un gran trabajo, tanto en el guión, como en el dibujo (con un buenísimo Ivan Reis), muy superior a la mayoría de los últimos eventos de Marvel y DC, que no han sabido desarrollar sus sagas como se merecían, y que han desencantado a tantos.

En Blackest Night, Geoff Johns nos cuenta una historia ambientada en su Universo Green Lantern, haciéndola extensiva al resto del Universo DC. Pero sobre todo la historia se centra en todos esos personajes muertos, a lo largo de los últimos tiempos, en una y otra colección. Muertes que otros guionistas han usado como recurso para subir las ventas de determinada colección, sin importar el agujero que dejan detrás, y que tan de moda está actualmente en los dos grades gigantes del cómic americano.

Johns, a través de su protagonista, los recuerda y llora, como hemos hecho muchos aficionados. Y de esto se basa parte del éxito de esta saga. Porque a pesar de que esta vaya de la muerte, Johns apuesta por la vida, y ha demostrado que apostando por la vida, también pueden hacerse cómics buenos, que vendan y gusten.