miércoles, 4 de agosto de 2010

X-FORCE. NECROSHA.

Por el Doctor.
¡Duffman tiene sentimientos encontrados! Sí, bueno, ¿y quién no?

Esta etapa de X-FORCE comenzaba como si de una tomadura de pelo se tratara. Un puñado de Hombres (y Mujeres) X, con garras, cuchillos y colmillos, se ponían una versión obscura de sus uniformes y se iban alegremente a matar gente por el mundo.

Pero con el tiempo, y algún cambio entre sus miembros, han convertido la serie en algo que merece la pena.
Yost y Kyle, entre homenajes a la ERA CLAREMONT, han ido dando muestras de que son capaces de entretener y sin ofender. Sin ofender al lector, a la continuidad o, incluso, al propio motivo de la serie, es decir, derramar cuantos más litros de sangre sea posible, y alguno más.
La compañia de Clayton Crain y Mike Choi sólo ha servido para que, cada vez, la serie mereciera más la pena.

Sólo una pega... ¡OJALÁ SE HUBIERAN SALTADO LOS CROSS OVERS!

... Excepto NECROSHA. En realidad, quienes se podrían haber saltado éste son todos los demás.
Los guionistas han estado preparando este evento desde el principio, y se nota el esfuerzo que han realizado. En el caso de las demás series es un relleno fuera de lugar.
Si, hasta ahora, X-FORCE era un festival de gente destrozandose entre sí, NECROSHA, ya con SELENE a la cabeza, se convierte en un clímax brutal del mismo, más allá de cualquier miramiento.

Así, como suena. MUTANTES CONTRA MUTANTES ZOMBIS TECNORGÁNICOS.

¿Alguien da más? Porque no van a correr ríos, si no océanos de sangre infográfica, cortesía del dibujante al que le tocaba el turno, Clayton Crain, que tiene la oportunidad de desparramarse a su gusto, y a base de bien.