domingo, 5 de diciembre de 2010

Estela Plateada: sabor añejo



Reseña tardía pero reseña al fin y al cabo de una de las apuestas editoriales/formato del Panini de este año de Nuestra Señora de 2010. Un tochal que se publicó, se retiró por fallos y se volvió a sacar meses después que comprende ¡En glorioso color! la serie de Estela Plateada guionizada por Stan Lee y dibujada por el maestro entre maestros John Buscema.

Lectura recomendable por varios motivos. Por un lado, el de su calidad intrínseca ya que nos encontramos con una lectura amena, cuajada de encanto Marvel y la adorable pretenciosidad en la narración de Stan Lee. Norrin Radd es pura agonía cósmica, puro tormento y puro poder. Un héroe que lucha contra su propio destino mientras declama frases que fuera de su propio contexto metalinguístico puede despertar la verguenza ajena. ¡Pero es Marvel, Stan Lee y Buscema!

Recomendable lectura de evasión que permanece fresca y disfrutable como un buen vino añejo. Un tebeo donde pasa de todo en pocas páginas, donde los malos tienen rasgos contraídos de total maldad y las damiselas en peligro entreabren su boquita de piñón ante el paso inconmensurable de la tabla de surf color plata.

Ahora que los tomos caros inundan un mercado lleno de productos de mayor o menor calidad, no está nada mal gastar el dinerito en algo que merezca la pena, y ahora que la edición (me consta) está a punto de agotarse, habrá que aprovehar en estas Navidades que se nos echan encima.