martes, 7 de diciembre de 2010

Los Ultimate Vengadores




Cuesta abajo y sin freno, chicos. Esto es un no parar un tebeo donde la situación te atropella y no te deja respirar y, muy importante, pensar.

Ahhh, amigos, porque si te paras a pensar...

Mark Millar está profundamente dormido en los laureles y la culpa es del lector medio, que ve que un tebeo ha sido guinizado por este autor y pierde el culo pagando lo que haga falta. Oye, y yo me incluyo, que pretendo comprar el tomo de El Viejo Logan. Masoquista que es uno. Como decía, Millar ha visto que el dinero está en vender premisar y al tipo eso se le da de puta madre.

Un señor vendiendo humo este Millar. Sinopseo la premisa de este nuevo volumen de Los Ultimates. Después del despliegue erótico festivo del Ultimatum de Loeb, los Ultimates vuelven a manos de su padre y prometen un verdadero despliegue de sano y fresco ejercicio de autofelación comiquera. Una señora paja marvelita que consiste en la destrucción de cualquier concepto de superhéroe que pudiera existir en el Universo Ultimate.

El dibujo de un inmenso Carlos Pacheco salva una historia que tiene como principal cualidad, el gracejo de Millar a la hora de aportar chistes/diálogos en los momentos más acertados. En el argumento no me meto porque desgranarlo es cargarse el tebeo; que por otra parte, como entretenimiento está por encima de otras series Marvel en lo que a golpes de efecto se trate. Personajes borderline y extremadamente molones que saltan de una viñeta a otra con el arte de un gaditano que merece mejores proyectos pese a la amistad pública y notoria que tiene el dibujante y el guionista.

1 comentario:

Goku_Junior dijo...

El universo Ultimate está acabado, solo merece la pena lo que escribe Bendis con su trilogía Misterio, Enemigo y Muerte y su Ultimate Spiderman. El resto me ha aburrido taaaanto.