miércoles, 22 de diciembre de 2010

Trinidad


Resulta que Kurt Busiek es uno de esos autores que pueden gustar o ser odiados a partes iguales. Bueno, odiados, no; pero despreciado por parte del fandom sí. Un tipo que a mediados de los 90 se sacó de la manga un tebeo como Marvels y se inventó los Thunderbolts merece estar en plantilla vitalicia en cualquier editorial, pero claro si comulgas con su manera de escribir superhéroes.

Eso pensaron en DC pero la jugada les salió mal. Se sacó de la manga un tebeo como la copa de un pino como Superman: Identidad Secreta para luego caer en el crossover de JLA/Vengadores (que tanto monta, monta tanto). Con el éxito de público asegurado acometió con desastrosos resultados su etapa con la JLA tras el fracaso de Claremont en la misma serie. ¿Qué hace DC con una enciclopedia con patas como es Busiek? Un artesano del tebeo que no te dejará flipando pero es un señor cumplidor y ofrece historias que van desde lo interesanta al aburrimiento.

La solución la ofrece el éxito de 52. Busiek se pone morcillón y le ofrece a sus patrones la idea de confeccionar un tebeo mensual con lo más granado del Universo DC y lo que queda es Trinidad. ¿Y qué es Trinidad? Es un tebeo de cadencia semanal que une en una aventura a Batman, Wonder Woman y Superman. Son los iconos, los mejores y los mayores y por ello otra trinidad de supervillanos usan este poderío para dominar el mundo, bla, bla, bla...

En España lo tenemos en tres tomacos de 23 euros en una extraña recopilación que dice mucho de la esperanza de Planeta en su futuro comercial. ¿Qué ofrece? Clasicismo y épica light con Mark Blabley y McDaniel como espadas y Fabian Nicieza como escudero escritor. Una especia de the Brave and the Bold centrado en el papel icónico de Batman, Superman y WW en un Universo DC donde son ellos los principales protagonistas. Un ejercicio homenaje en el que confluyen Universos alternativos, secundarios de lujo, cambios de personalidad, malos de los de toda la vida y como decía mucho, mucho clasicismo.

Un tebeo que mereció una mejor publicidad y edición. Que ofrece algo que no se ve mucho en los tebeos de ahora y que quizás esté por debajo de la producción de un autor Busiek que vive infravalorado por el fandom.

Recomendable para aficionados al DC más profundo y para turistas del género.